Vitamina C para la piel ¿cómo la obtengo?

Vitamina C para la piel

No debemos perder de vista los beneficios que tiene la vitamina C para la piel ya que, bien de manera natural o a través de cosméticos especializados, deberemos proporcionar el aporte necesario para que nuestra piel se vea beneficiada.
La vitamina C para la piel es antioxidante, hidratante, regenerante, iluminadora, por eso es importante que le demos la cantidad que precisa. Se puede aplicar durante todo el año aunque nuestra piel la necesita más en verano y primavera. Adecuada, también, para hombres y para mujeres.

La vitamina C para la piel nos protege del sol, tanto antes de tomarlo ejerciendo de protector solar como después si hemos sufrido alguna quemadura, de la contaminación externa y de la polución, de los radicales libres… Es buena, igualmente, para combatir el envejecimiento ya que incrementa la formación de colágeno, disminuye las arrugas y hace que la piel esté más flexible, esté más equilibrada, luminosa y bonita. Asimismo, es buena para combatir los efectos del acné e incluso prevenirlo. La vitamina C es un gran defensor del sistema inmunológico y hace que nuestra piel goce de mejor salud.

Por otro lado, la vitamina C para la piel contribuye a la reducción de rojeces, de la tirantez, de las manchas, y mejora la circulación lo que hace que el rostro recupere un tono saludable y bello.

Cómo obtener la vitamina C para la piel

La vitamina C para la piel la podemos aplicar de diferentes formas: en cremas, en serum, a través de mascarillas para lograr el efecto peeling, con tónicos y limpiadores… Todo ello como siempre os digo aconsejados siempre por profesionales.

La alimentación es otra gran fuente de vitamina C para la piel, ya que a través de la ingesta de frutas como kiwi, naranja, mandarina, papaya, melón, pera, manzana, uva, entre otras, podremos facilitarle al cuerpo buenas dosis de vitamina C. También verduras como el pimiento rojo o verde crudo, tomate, zanahoria o espinacas son muy buenas para darle esta vitamina al organismo.

Asimismo, podéis elaborar una infusión rica en vitamina C de la siguiente manera: primero, hervir la corteza de naranja, apagar el fuego una vez haya hervido, después, incluir cinco hojas de menta, una rama de canela y una cucharada de miel. Dejar reposar cinco minutos tapado. La naranja nos facilitará un aporte de vitamina C con efecto antioxidante, que también nos lo dará la menta, además de otros minerales y vitaminas; la miel y la canela son antisépticas y antibacterianas.

Esta vitamina, en definitiva, repara, da firmeza y energía y revitaliza nuestra piel por fuera y también nos hace estar sanos por dentro. Por eso, la vitamina C para la piel apagada o sin fuerza, deshidratada o con estrés hará que luzca mucho más sana, tersa, equilibrada y luminosa.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

¿La alimentación influye en nuestra belleza?

Somos los que comemos. La alimentación que llevamos afecta a muchísimos ámbitos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *