Propiedades y beneficios del aceite de árbol de té

El aceite de árbol de té es originario de Australia, donde los aborígenes lo han usado desde hace cientos de años por sus propiedades y beneficios tan variados para nuestra salud y nuestro cuidado personal.
El aceite de árbol de té combate la aparición de tres agentes infecciosos: los hongos, los virus y las bacterias. Por eso, se trata de un producto natural muy apropiado para tratar enfermedades de la piel que nos pueden afectar debido a estas infecciones, como puede ser el acné, ampollas, piel grasa, herpes, verrugas, erupciones, caspa, infecciones vaginales, eczemas, dermatitis, hemorroides, mal aliento, encías inflamadas, etc. Su aplicación debe ser la correcta para cada caso, por lo que nos deberemos informar bien de cómo hacerlo.

Propiedades para el cuidado personal

Como comentamos, el aceite de árbol de té es buenísimo para cuidar nuestra piel y protegerla de procesos infecciosos de diversa índole.

De este modo, podemos darle múltiples usos, por ejemplo, para tratar el acné, con un algodón con agua y una gota para limpiar el rostro; para eliminar las verrugas, con aplicación directa, tapando con una gasa por la noche y retirar durante el día; para cuidar nuestro cabello, ya que regula las glándulas sebáceas y es muy bueno para todo tipo de pelo ya que las equilibra, bien lo tengamos graso o seco; también para combatir la aparición de piojos, etc.

Este aceite esencial penetra mucho en la piel y llega hasta el torrente sanguíneo, por lo que si utilizamos cosméticos que estén compuestos por este producto obtendremos un efecto regenerante, oxigenante, antibacteriano y antiséptico. Igualmente, podemos agregar unas gotitas a nuestra crema habitual.

Propiedades para cuidar la salud

Por otro lado, el aceite de árbol de té nos ayuda, asimismo, a cuidar nuestra salud. Es antiviral y servirá para tratar catarros, fiebre, dolor de garganta y de oídos; es cicatrizante y antibiótico, por lo que lo podemos aplicar en caso de heridas o quemaduras; su poder antiséptico lo hace perfecto para combatir problemas bucales como llagas, gingivitis, mal aliento, placa; se usa en caso de gota o artritis dadas sus propiedades antiinflamatorias, entre otros usos.

También podemos utilizar este aceite para la conjuntivitis, aplicando una gota en un vaso con agua tibia previamente hervida. Empaparemos un algodón y una vez bien exprimido lo pondremos sobre los párpados durante 20 minutos.

Finalmente, otra de las utilidades que podemos dar a este producto es a través de la aromaterapia, puesto que elimina las bacterias que se encuentran en el ambiente de nuestra casa y fortalecemos así el sistema inmunológico.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Limpiar correctamente nuestra piel

Una piel limpia es una piel sana. Por eso es necesario tener...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Informo que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Óscar Giménez Aldabas, como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios en este blog. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano S.L.U. (ver su política), proveedor aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en oscar@kicaweb.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.