Cómo elegir y aplicar los correctores de ojeras

correctores de ojeras

Los correctores de ojeras son uno de esos productos básicos, de fondo de neceser, que todas tenemos y todas usamos. Queremos tapar imperfecciones y disimular el cansancio acumulado en forma de bolsa debajo de los ojos. Pero, cuidado, porque utilizar mal este cosmético puede crear el efecto contrario y, en lugar de conseguir disimular, potenciaremos aquello que queremos que no se vea.

Es importante para ello escoger el tono apropiado, aplicarlo bien y no pasarnos en su utilización. Estos serían los tres principios básicos, vamos a verlos con más detalle.

Antes de aplicar el correcto es fundamental que tratemos la zona con un producto específico para el contorno de ojos, así lograremos que se descongestione y luzca mucho mejor después. Respecto a la elección del tono, hacerlo mal puede acarrear que las ojeras se acentúen más. Por eso, deberás escoger un tono que vaya acorde al color natural de tu piel y al de tu base de maquillaje, lo más parecido posible. Las tonalidades beiges, rosadas y ocres son apropiadas, nunca más oscuras que tu piel, como mucho algo más claras.

La textura es algo que también has de tener en cuenta. Deberás basarte en tu tipo de piel ya que, por ejemplo, los correctores de ojeras líquidos hidratan más y son mejores para las pieles maduras, los de crema son adecuados para pieles secas y los de barra, más densos, mejor para pieles con tendencia grasa y jóvenes.

Cómo aplicar los correctores de ojeras

Ya hemos dicho que debes preparar la zona. Después, ponte el corrector desde el lagrimal hacia el exterior con toques suaves con el dedo, también debajo de las pestañas inferiores, y difumina bien. No arrastres con el dedo o te lo llevarás todo. Si quieres tapar otras imperfecciones como granos o rojeces no debes usar correctores de ojeras porque con el tono natural no conseguirás disimular esto; has de jugar con los correctores de colores para unificar la piel.

No hace falta poner muchísima cantidad de producto en una sola aplicación, pueden bastar dos capas finas y suaves para que el efecto sea el deseado.

Una vez te hayas puesto el corrector, puedes darle un toque final con polvos traslúcidos aplicados con un pincel para que se fije y se unifique. Y llega el momento de maquillar, ahora sí, con el estilo que más te guste, con efecto ojos ahumados, un maquillaje natural para ir a trabajar u otro más sofisticado si tienes un evento especial. Tu piel lucirá radiante y tu mirada, limpia y perfecta.

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Cómo proteger nuestros ojos del sol

Durante el verano tratamos de proteger nuestra piel durante su exposición al...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *