Cómo aplicar el corrector de ojeras

Ya hace poco hablamos de cómo aplicar iluminador de ojos y rostro, pues bien, hoy vamos a conocer la forma idónea de aplicar el corrector de ojeras, algo importante que debemos saber hacer bien para que nuestro maquillaje luzca perfecto.
El corrector sirve para disimular bolsas y ojeras, unificando el tono de la piel y dándole luz a la mirada, evitando las sombras oscuras que puedan aparecer debajo de nuestros ojos. En primer lugar, es necesario que encontremos el corrector con el tono más apropiado, es decir, que quede más unificado con el color de nuestra piel, siempre tendiendo hacia colores más claros que más oscuros, que sólo le darían más intensidad a la ojera, y no es lo que queremos más bien, precisamente, todo lo contrario. No obstante, el tono de la ojera determina hacia qué colores debemos llevar nuestro corrector, por ejemplo, si son moradas debemos ponernos corrector que lleve amarillo, si son más azuladas, con naranja o salmón, o si son más tostadas, que sea lo más parecido al color de nuestra piel.

A la hora de aplicarlo, colocaremos unos puntitos, como gotas, encima de la ojera, para después extenderlo, siempre con pequeños toques y no arrastrando el producto. Difuminaremos también los extremos para que quede bien unificado con el resto de la cara. Podemos acabar aplicando unos polvos traslúcidos sobre la ojera, con un pequeño pincel, para difuminar, unificar y fijar el corrector. Finalmente, nos pondremos el maquillaje para terminar de estar perfectas.

Sobre todo, hay que difuminarlo bien y homogeneizarlo con nuestro rostro, evitando en todo momento que se note el corte entre ojera – cara. Un truco para que visualmente la piel parezca más estirada es aplicándolo en forma de triángulo invertido, no sólo en la ojera, sino dibujando una especie una punta hacia la mejilla.

Cómo usar bien el corrector de ojeras

Existen diferentes tipos de correctores según su textura. Encontramos, de este modo, correctores en barra, que se deben aplicar en pequeñas cantidades para que no nos marquen las líneas de expresión; en crema, para ojeras más marcadas; líquidos, no aptos para pieles grasas y fáciles de aplicar; en polvo, que no cubren demasiado pero son buenos para tapar también granitos; y mousse, con textura ligera y que cubren bastante bien.

Si, además de camuflar las ojeras, queremos disimularlas de manera natural, antes de maquillarlas, podemos hacerlo con los remedios de toda la vida, pero que son efectivos: rodajas de pepino reposadas en agua con hielo y aplicadas en los ojos, o compresas de té tibias o frías. Aliviarán nuestras bolsas y nos ayudarán a mantener las ojeras un poco más controladas.

Imagen: Revista Plata

Si te ha resultado interesante... ¿nos compartes? :) 0
Isabel
Escrito por
Isabel
Más artículos de Isabel

Ojos ahumados ¿cómo maquillarlos?

Llega la noche y uno de los momentos en los que más...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *